lunes, 7 de noviembre de 2016

Fisioterapia y ciclismo. Lumbalgia y bicicleta. Enfoque postural global.

     Tras entradas anteriores donde hemos hablado de hernias de disco y ciclismo, casos clínicos, etc. vamos a dar un enfoque postural y biomecánico de los movimientos y posiciones a los que la zona lumbopélvica se ve sometida cuando practicamos el ciclismo.


     En la bicicleta de carretera de geometría de competición, se ha visto que la columna lumbar adquiere una posición en cifosis para diferentes niveles de ciclistas, mayor cuanto más alto es el nivel  y una mayor cifosis que personas no ciclistas*. Según esta peculiaridad a la que se ve sometida la columna lumbar (recordemos que la posición natural del segmento lumbar es en lordosis), la musculatura erectora del raquis, los músculos psosas, músculos de la pared anterior del abdomen, ven alterada su función debido a la posición que adquieren sus inserciones.


     A pesar de esta posición forzada a la que se ve sometida la zona lumbopélvica, no suele ser la causa de los dolores en esta región. Sin embargo, ante cualquier desequilibrio muscular o articular si que facilitará la aparición de dolores o molestias lumbopélvicas.

     Un tipo de estas lumbalgias en el ciclismo viene dada por una alteración en el movimiento de las articulaciones sacroilíacas unido a un esfuerzo grande como por ejemplo subir puertos. Es muy común que un ciclista comente que le duele la zona sacroilíaca solamente cuando sube puertos.



     Otro tipo de dolor bastante frecuente es en la zona lumbosacra, y que suele estar relacionado con un apoyo inestable en el sillín, y que en los casos sencillos viene dado por el uso de un sillín estrecho, no apoyando las tuberosidades isquiáticas.

     Otras estructuras que pude dar molestias, sobre todo a ciclistas ocasionales y recreativos, es el ligamento vertebral común posterior y el ligamento interespinoso debido a un exceso de flexión no controlada por la musculatura adyacente.

     El último dolor al que hacemos mención aparece en la zona lumbar propiamente dicha, suelen  manifestar los ciclistas que el dolor aparece al ir atrancado o al subir puertos atrancados y normalmente suele coincidir con una técnica de pedaleo donde se tira en exceso de los pedales hacia arriba, remitiendo la sintomatología al cambiar la técnica de pedaleo. Es probable que el dolor sea provocado por el músculo psoas o el ilíaco o que sea un dolor ligamentoso provocado por una inestabilidad de los segmentos lumbares.

     Como vemos, hay diferentes causas de dolores en la región lumbar; todavía se podrían enumerar muchas más causas, así que el estudio biomecánico del ciclismo es importantísimo para poder realizar un diagnóstico adecuado de la estructura o estructuras causantes del dolor.

     Recuerda que sólo los profesionales sanitarios pueden realizar diagnósticos y tratamientos según dicta la ley de ordenación de profesiones sanitarias ( Ley 44/2003, 21 noviembre), con lo que si sufres alguna molestia, dolor o patología acude a tu fisioterapeuta especialista en biomecánica.


* Assessment of the Thoracic Spine, Lumbar Spine and Pelvic Tilt in Elite and Master 30 Class Cyclists. Jose María Muyor

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Biomecánica del ciclismo. Adormecimiento de las manos. Enfoque postural.

     Mucho se ha escrito sobre el adormecimiento de las manos, las parestesias en el ciclismo, el atrapamiento o la irritación del nervio cubital en el canal de guyón, o del nervio mediano en el túnel del carpo.



     Sin embargo, son muchos los clientes que acuden a consulta, tanto de fisioterapia como de biomecánica, con estas molestias a pesar de estar  utilizando o han utilizado las ayudas externas que ofrece el mercado de la bicicleta como puños especiales o guantes con geles más densos. En muchas ocasiones también se han realizado un estudio biomecánico del ciclismo.

     Desde el punto de vista anatómico, es muy común encontrar alteraciones posturales y biomecánicas que van a condicionar el posicionamiento del cliente en la bicicleta.

     El examen físico del ciclista se torna de capital importancia, ya que durante el estudio de la biomecánica global del cliente, encontraremos las restricciones o movimientos anómalos, las debilidades musculares, etc que condicionarán los ajustes a realizar en la bicicleta.

     En este examen debemos descartar que no haya neuropatías por atrapamiento en los diferentes canales por los que discurre el plexo braquial y de cada nervio (mediano, cubital y radial) por el brazo, antebrazo y mano.

 
     En las bicicletas de carretera, de geometría de competición, hay una hipersolicitud de la musculatura erectora del raquis, durante largos períodos, para mantener la espalda erguida, dar soporte a la musculatura extensora cervical, para poder mantener la mirada al frente, y de la musculatura lumbopélvica, para mantener la estabilidad en el sillín. Si esta musculatura no trabaja adecuadamente va a provocar un aumento de presión de las manos en el manillar, con lo que, mantenido en el tiempo provocará el adormecimiento de las manos. Cierto es que unos parámetros óptimos de la bicicleta pueden minimizar estos signos.

     En este tipo de ciclistas nos encontraremos una cadena muscular posterior muy acortada con limitación del movimiento de la cadera en un squat (sentadilla). En casos más severos podemos encontrar atonía de los músculos anteriores del abdomen, acortamiento de la musculatura isquiosural, antepulsión del mentón, etc. Existe un síndrome cruzado posterior, o inferior o ambos.



     Los casos más complejos son aquellos que además de estas alteraciones biomecánicas, suman una dismetría con rotación pélvica, ya que el reparto de pesos anteroposterior, entre el sillín y manillar, se verá afectado, realizando un movimiento el centro de masas del ciclista oblicuo, provocando malos apoyos en el sillín y mayor presión en una de las manos.

     Esta clase de "biotipo" ciclista necesita de un ajuste de los parámetros de la bicicleta muy finos, ya que la altura y el alcance del manillar serán importantísimos para encontrar la remisión de estas parestesias.

     Para que este "biotipo" de ciclista mejore su postura, hemos de proporcionarle una tabla acorde a sus necesidades. No todo el mundo con parestesias en las manos tiene las mismas causas, con lo que no tendrá el mismo tratamiento. No vale la misma tabla de ejercicios para todos.

     Para mejorar nuestra posición en la bicicleta, no todo depende de los parámetros de la misma, también es posible minimizar ciertas patologías y molestias con un entrenamiento adecuado del core, que además nos ayudará a aumentar el rendimiento, sobre todo en bicicleta de montaña, ciclocross, etc.
   

   

 

viernes, 21 de octubre de 2016

Técnica de pedaleo en el ciclismo.

     Son numerosos los ciclistas/triatletas que me encuentro en consulta con una técnica de pedaleo "deficiente" o "mejorable", siendo más habitual observar un pedaleo con demasiada flexión plantar unido a un rango de movimiento de flexo-extensión de tobillo muy escaso, en torno a los 10 grados.

     Lo lógico sería pensar que la mejor técnica de pedaleo es la que más potencia nos permita desarrollar.

     Pero a nivel cicloturista, triatleta no experto, etc, si puede haber mucha ganancia en vatios mejorando esa técncia ,atendiendo al momento en que más se activan ciertos músculos

    Si dividimos en cuatro este gráfico, vemos que del punto muerto superior (cuando la biela está arriba perpendicular al suelo) hasta los 90º está la mayor activación de extensores de cadera.

     Durante el pedaleo, cobra vital importancia el movimiento del tobillo. Si mantenemos una flexión plantar durante los primeros 45 grados, no estamos activando o usando correctamente el tibial anterior y a su vez no estamos aprovechando o realizando toda la fuerza que debiéramos con los glúteos y el cuádriceps, por lo tanto, el campo de mejora es muy grande.

     También puede ocurrir que a partir de los 90 grados (con la biela hacia delante paralela al suelo) el ciclista realice una flexión dorsal del tobillo, lo que provocaría que no estuviésemos aprovechando toda la fuerza de los músculos del tríceps sural (sóleo y gemelos).

     Así que como ejercicio para mejorar la técnica de pedaleo, realizar un empuje anterior una vez pasado el punto muerto superior (para utilizar los glúteos y los cuádriceps) manteniendo una ligera flexión dorsal del tobillo y a partir de los 90 grados empujar fuertemente hacia abajo para utilizar el tríceps sural (gemelos y sóleo), realizando una flexión plantar (unos 20 grados con la horizontal).

     A nivel profesional se puede observar como cada ciclista saca el máximo rendimiento a su gesto técnico del pedaleo. Aquí podemos observar como Quintana y Valverde pedalean de "puntillas" y Froome de "talón". Difícil saber quien pedalea mejor...



      Al final la técnica de pedaleo será única para cada persona debido a su idiosincrasia musculoesquelética, pero entrenar la manera en que pedaleamos puede ayudarnos a ejercer más y/o mejor la fuerza. Varios son los casos de clientes que han cambiado el gesto técnico del pedaleo y han aumentado la entrega de potencia, hasta 15 vatios más.